Religion

warning: Creating default object from empty value in /usr/home/serrablo/www/modules/taxonomy/taxonomy.pages.inc on line 33.

Capitulaciones matrimoniales y firmas de dote en el Alto Gállego

1695, Marzo, 3. Sabiñánigo.
Cédula protocolizada en Aurín por Pedro Simón Guillén el 29 de mayo del mismo año, ff. 23 v.-27. AHPH.

Capitulaciones para el matrimonio de Andrés Estaún y Ana María del Puente. El es cabalero y aporta su caudal de cien libras. Su padre le da un macho y 50 reales en salarios por tejer piezas de tela. El tío de ella le dona todos sus bienes, a condición de ser señor y mayor y que el nuevo matrimonio los mantenga a él y a su mujer durante sus vidas. Los donantes garantizan que la hacienda no sufrirá menoscabos por su causa.

Santa Maria de Perula, en la Parroquia de Lasaosa

Distante dos kilómetros del pueblo de Ayneto, perteneciente a la parroquia de Lasaosa, en el término de Serrablo y distrito de Secorun; en un llano que forma el eje de célebre pardina, propiedad particular de D. Manuel Escartín, vecino de 12 feligresía, existe, una ermita dedicada desde muy antiguo a la Santísima Virgen, conocida en el país, bajo la advocación de Santa María de Pérula.

Capitulaciones matrimoniales y firmas de dote en el Alto Gállego

1696, julio, 3. Larrés.
Cédula protocolizada por Pedro Simón Guillén el 2 de mayo de 1697 ff. 122 v.-125 r. de su protocolo para ese año. AHPH

Capitulación matrimonial entre Pedro Villacampa y Maria Casasús, ambos de Larrés. El padre del novio le instituye heredero de su casa para después de sus días, pero reservándose varios campos y huertos para poder disponer a su voluntad. Los contrayentes deberán mantener en su casa al hermano del padre y pagar los estudios del hermano de Pedro.

La ermita de la Virgen, en Basarán

A las afueras del pueblo, en el extremo nordeste, se encuentran los restos de la ermita de la Natividad de la Virgen, denominada popularmente ermita de la Virgen, de un valor artístico notable, cuyos gruesos muros se siguen manteniendo en pie, como si quisieran dar testimonio de la vida que a su alrededor hubo, reducida ahora a unos desordenados pedregales, que la vegetación a toda costa está tratando de ocultar.

Presenta una planta rectangular (12 x 4 m. aprox.) y ábside plano, cubierto con un pequeño tramo de bóveda apuntada (2,5 m.), que cubre la mesa-altar. En los muros laterales se abren dos grandes arcos de medio punto, configurando cuatro vanos a modo de capillas, en uno de los cuales se abre la pequeña puerta adintelada de acceso, en la fachada sur. La escasa iluminación entraba a través de tres estrechas y aspilleradas ventanitas practicadas, dos en el muro sur y otra en el hastial de la fachada oeste.

Rogativas o veneraciones en demanda de agua

Continuación Rogativas a Santa Orosia Las rogativas o veneraciones al santuario de Santa Orosia de Yebra, eran polarizadas por la Hermandad de romeros del campo de Jaca. Esta institución cuyos estatutos fueron configurados a lo largo de los siglos XVI y XVII, Y que partía de la motivación religiosa de rendir culto bipolarmente a la santa en Yebra y en Jaca, era quien, una vez concedido permiso obispal Archivo Diocesano de Jaca, Carpeta núm.84, ("Asuntos varios arciprestazgo de Biescas"). A comienzos de 1847 los romeros de Santa Orosia cursan una petición al obispo para poder realizar la rogativa al santuario de Yebra., y ante la sequía acuciante, acudía a la parroquia de Yebra para que el rector de ésta fijase la fecha de celebración y avisase con un pliego a todos los curas y alcaldes de la zona de influencia del santuario para que confluyesen en él el día señalado con sus cruces procesionales.

Santa Orosia en Yebra de Basa: Reflexiones sobre un culto con raíces precristianas

Señalar los apreciables elementos precristianos que rodean e, incluso, impregnan la tradición de Santa Orosia en Yebra de Basa (Huesca), así corno su culto, no es en sí una novedad. Como investigadores de la cultura celta, sin embargo, no pudo por menos que atraemos poderosamente la coincidencia, de que la santa esté representada en Yebra por su cabeza, elemento anatómico de gran relevancia en muchas culturas pero que posee un especial significado en ese ámbito prerromano. De ello hay testimonio también en la arqueología celta de la Península Ibérica y, por supuesto, en Aragón, donde varias publicaciones han señalado la existencia de colgantes, esculturas y objetos que están en relación con esa consideración especial de la cabeza, tanto la humana Véase MªA. Díaz Sanz, 1989. como la que representa a una divinidad o ser no humano M. Medrano y MªA. Díaz, 2000..

Cofradías movilizadoras

En Nuestra Señora del Solano (Layés) Este es un ejemplo de cómo un voto realizado en el siglo XVII originó una estructura organizativa similar a la de una cofradía. En 1685 asoló una terrible plaga de langosta en los términos de Javarrella, Ipiés y Lasieso, durante cuatro años; treinta y nueve vecinos del contorno decidieron realizar un voto a la Virgen del Solano, para lo cual elaboraron unos estatutos que entre otras cosas contemplaban: las cruces parroquiales que debían acudir (Javarrella, Ipiés y Lasieso), el número de personas por casa (una de comunión), que la procesión con la Virgen del Solano la debían realizar los cofrades descalzos, que en las fiestas de la Virgen la lámpara debía arder permanentemente, se indicaba que la caridad del día del voto la debían realizar por turno un vecino de Layés con el cuartal de trigo que debía suministrar cada casa suscrita, y finalmente se marcaban penas similares a las de la cofradía de Yebra (cinco sueldos por blasfemias en el día del voto).

Cofradías movilizadoras

Bajo este título se hace alusión a las cofradías fundadas en un santuario apartado y que por lo tanto aportan su estructura para la realización de romerías, o bien aquellas cofradías cuyo ámbito geográfico excede lo local, aglutinando en el día de la cofradía a abundantes cofrades-romeros del entorno. Así mismo, cabe introducir mayoritariamente en esta clasificación a las cofradías específicas, creadas alrededor de grupos sociales y económicos concretos: artesanos, infanzones, clérigos, etc.

Cofradías fundadas en ermitas o santuarios apartados y de pequeño ámbito

La cofradía del Stmo. Rosario en el lugar de Latre

El libro de la cofradía de Latre, intitulada del Stmo. Rosario, nos muestra cómo dentro de los parámetros del discurrir diario de la vida, de uno de nuestros pueblos. Existía una cierta disciplina de comportamientos, para la estabilidad en el orden y convivencia, y al mismo tiempo se amparaba en la contemplación religiosa, para su alimento espiritual.
Este libro, encuadernado con tapas de piel y afectado su estado por el paso del tiempo, es de carácter sencillo. Pero a su vez se observa una escrupulosa contabilidad y un riguroso cumplimiento de sus reglas.

Rogativas o veneraciones en demanda de agua

También procede del siglo XVII la configuración de las rogativas a un santuario en demanda de agua, la delimitación de la zona romera y el perfilamiento de la dinámica de estos actos. Las fuentes documentales reiteran la realización de rogativas en este siglo (anexo I), al tiempo que algunas de ellas alcanzan el paroxismo; sirva de ejemplo la famosa rogativa que en 1621 llevó a San Úrbez a cinco mil romeros con 125 cruces parroquiales de sendos pueblos que procedían desde los Monegros a Tauste y a los valles pirenaicos 1.
Distribuir contenido