XXV Salón Internacional de Fotografía

Imagen de Duce, José Antonio

Parece que fue ayer cuando Julio Gavín solicitó de la Sociedad Fotográfica de Zaragoza (corría el año de 1973) la colaboración y asesoramiento para la creación de un Salón de Fotografía a celebrar anualmente en Sabiñánigo bajo el patrocinio de los “Amigos de Serrablo” que él presidía. La SFZ, bajo mi presidencia por aquel entonces, aceptó de inmediato aportar sus conocimientos y experiencia para la organización del Salón y yo personalmente he tenido el honor de presidir anualmente el Jurado Calificador del mismo. El primer Salón se celebró en 1974. Modesto en la participación de autores, no llegó al centenar las obras recibidas, pero con lo que luego ha sido una constante a lo largo de los años: la calidad de las fotografías expuestas y la excelente organización aportada por la entidad promotora. La seriedad y puntualidad que los miembros de “Amigos de Serrablo” aportaban cada año en el cumplimiento de lo publicado en las respectivas convocatorias era correspondido con la ascendente acogida de los cada vez más numerosos participantes que en la presente edición enviaron casi dos mil obras al mismo.
Este XXV Salón Internacional de Fotografía “Amigos de Serrablo”, que ahora se celebra, constituye todo un hito en el panorama fotográfico español. Pocos salones internacionales de fotografía han llegado a cumplir sus Bodas de Plata. Un Premio Especial 25 Aniversario y la edición de un catálogo del Salón con la reproducción de las cien obras expuestas conmemora este aniversario.
El Jurado calificador fue en esta ocasión presidido por Julio Gavín, Presidente de “Amigos de Serrablo”, y con la participación de Víctor Orcastegui (EFIAP), José Antonio Duce (AFIAP), Bruce C. Brattlof y Antonio ituguez, teniendo que lamentar la ausencia por enfermedad del prestigioso y conocido fotógrafo EFIAP José Verón Gormaz. Como en estos últimos años la excelente organización del mismo corrió a cargo de Javier Arnal Lloro, Secretario del Jurado y de José Manuel Ara Esmiol, ambos de la asociación “Amigos de Serrablo”.
Una característica de este XXV Salón ha sido una cierta recuperación de la fotografía en blanco y negro, pero la tónica general del mismo, no se puede dejar de comentar, la ha constituido la participación de numerosas fotografías procesadas por ordenador, lo que podríamos llamar el laboratorio electrónico. La foto química va desapareciendo a favor de un constante rápido aumento de los procesos electrónicos. No es posible el negar las mayores posibilidades que las nuevas técnicas aportan al proceso creativo. Las herramientas evolucionan y cambian, el artista permanece. El Arte siempre será el protagonista independiente de las técnicas que se utilicen.
Tras minuciosas selecciones con la dolorosa pero imprescindible eliminación de excelentes obras el Jurado Calificador otorgó el Premio 25 Aniversario a la colección presentada por el autor galo André Bellamy que ya el pasado año había obtenido una Mención Honorífica. Un bello conjunto procesado por ordenador con una brillantez tonal extraordinaria. Los colores explotan en unas magníficas composiciones.
El Primer Premio fue para el inglés John West. El laboratorio electrónico ha permitido reproducir, en la obra premiada creativamente el ambiente en suaves tonalidades de una calle plena de equilibrio composicional.
Alexander Hochhaus de Alemania obtuvo el Segundo Premio con un montaje realizado con ordenador de un sobrio paisaje donde las retorcidas ramas de unos árboles sirven de contrapunto a un gran primer plano de un rostro femenino de inquietante mirada.
Con todo el clasicismo de un viraje en sepia y de una temática de siempre per con un toque de modernidad dado por la espontaneidad de la pose Elena Martynyuk de Ucrania se alzó con el Tercer Premio.
Las Menciones Honoríficas fueron otorgadas a seis excelentes obras procedentes de Austria, Bélgica, Dinamarca, Calatayud (España), Francia y Hungría.
Las cien fotografías seleccionadas para este XXV Salón son todas ellas magníficas y un claro exponente en su variedad de lo que es la fotografía actual.
Lamentablemente las circunstancias obligan a los “Amigos de Serrablo” a reconsiderar la continuidad de este ya prestigioso y antiguo Salón Internacional de Fotografía. Por un lado el progresivo encarecimiento de las tarifas postales (los organizadores no cobran tasas de ningún tipo por participar en él) y por otro el endurecimiento de las condiciones que impone la Federación Internacional de Arte Fotográfico para ser admitido como Salón FIAP ha condicionado la decisión de que este XXV Salón sea el último, que aquella iniciativa nacida en 1973 deje hoy de tener continuidad. El presupuesto de este Salón, cercano al millón de pesetas, no puede continuar siendo sufragado únicamente por los “Amigos de Serrablo”. La falta de apoyo institucional obliga a esta despedida, despedida que también quiere ser el anuncio de una continuidad de esta manifestación artística con una serie de exposiciones que anualmente se celebrarán en Sabiñánigo con aquellos autores de reconocido prestigio internacional que a lo largo de los últimos años han sido premiados en este Salón Internacional de Fotografía. Termina una etapa para dar comienzo a otra nueva que dé continuidad, de alguna manera, a la tradición fotográfica de la capital del Serrablo.