La Golina.

Imagen de Gavín Moya, Julio

GolinaRecientemente, al realizar la encuesta de PARDINILLA, el informante, D. Valeriano López me comentó diversos juegos practicados por los jóvenes y mayores en este pueblo, como son los juegos de cartas, comunes en toda la comarca, los bolos, palmo, tejo, billas y la golina. Este último, desconocido hasta la fecha, vamos a tratar de comentar como se realizaba, mayoritariamente este era un juego de los jóvenes y que practicaban durante el tiempo dedicado a sus labores de vaqueros.

Para este juego hacía falta tres personas, y consistía en colocar en un agujero hecho en el suelo y desde una distancia de 5 ó 6 metros un pedazo de madera o corteza de árbol preferentemente fresno. No era tan sencillo, ya que los otros dos componentes del juego se colocaban a ambos lados del agujero a una distancia aproximada de 1 metro, donde marcaban unas rayas o pequeños cuadrados para poner el pie derecho, que tenía que estar siempre sin poder moverlo de su sitio. Los dos jugadores situados en ambos lados del agujero y con las baras que llevaban para cuidar el ganado, tenían que evitar que el pedazo de madera que llamaban ZOCARRÓN cayera en el agujero; si al tirar el zocarrón éste era enviado lejos por los defensores, el jugador que había tirado tenía que ir al lugar que había caído y desde allí intentar nuevamente la tirada, cosa que intentaban impedir de nuevo los defensores con sus baras. En el caso de que el zocarrón se quedara cerca de los defensores, el que había tirado tenía que correr y ponerle el pie encima y de esta manera evitar que los defensores pudieran lanzarlo a mayor distancia. Cuando el zocarrón se introducía en el agujero, al defensor que no había podido evitarlo le correspondía tirar y el que había tirado se ponía de defensor y se iniciaba una nueva partida.