Un fragmento del Museo de Dibujo "Castillo de Larrés".

De 1900 a 1936. Dibujos.

JOSÉ BOROBIO OJEDA (1907-1984), desarrolla, junto a su hermano Regino, una fructífera carrera como arquitecto, dentro de las tendencias más vanguardistas que se suceden tras el paréntesis de la Guerra Civil, y que suponen una continuación del temprano acercamiento del Racionalismo a España, inaugurador de toda una serie de aportes, influencias, publicaciones y teorías que se quedaron a puertas de los Pirineos al estallar el conflicto del 36. En la década de 1930, forma parte de la fracción madrileña del GATEPAC junto a su hermano, García Mercadal y López Churrilla, guiados por planteamientos cercanos al racionalismo ortodoxo, influenciado por Le Corbusier y los C.I.A.M., y en pro de una renovación de la arquitectura. Su inquietud le llevo a explorar distintos campos creativos como diseño de carteles, portadas de revistas e interiores de locales públicos.

Tres dibujos a lápiz sobre hojas de papel de las mismas medidas (extraídas de un bloc), de fechas muy próximas entre sí y representando diferentes rincones de pueblos españoles, son la muestra que el Museo de Dibujo acoge de este zaragozano multidisciplinar. SEGOVIA, CALLEJÓN DE SAN NICOLÁS[680], BIESCAS[681], ambos de 1931, y ALBARRACÍN, CALLE DE LA IGLESIA[682] de 1932, presentan características que permiten hacer un análisis conjunto de las mismas (así se exponen, con un marco que incluye las tres piezas). Volúmenes y formas aparecen articulados por medio de una gruesa línea de contorno que construye estructuras sencillas, esquemáticas y con poca concesión al detalle minucioso. El estudio perspectivo destaca en las tres vistas, consigue, por medio de un trazo casi espontaneista, algo infantil por lo que de estilizado tiene, una acertada impresión de profundidad, a la vez que trasciende la bidimensionalidad que el soporte impone. Los tres dibujos van firmados y titulados; para ello ha empleado un grafismo acorde a la caracterización estilística de las construcciones rurales captadas: no incluye mayúsculas, las frases no se alinean, se "tuercen", la letra es redondeada, de cartilla de lectura pre-escolar, incrementando la intención de dinamismo, inmediatez y búsqueda premeditada de esencialidad, que ha querido imprimir. Formalmente, hay cierta similitud con los paisajes segovianos abstraídos por Zuloaga en las primeras décadas del XX, con lo que de ello podría desprenderse la intención de exaltar la autenticidad y belleza perennes de los rincones menos contaminados de la geografía hispana, ligado a la continuidad de las visiones regionalistas que, por varios factores, seguían vigentes desde el desastre de 1898.

JAVIER CIRIA ESCARDIVOL (1904-1991), estudiante de dibujo con maestros vascos, e ilustrador de revistas y libros en su juventud; tendrá una evolución muy rica: en la década de los 30 surrealismo con tintes de abstracción lírica, informalismo en los 40, para pasar en los 50 a coleccionar conchas, incluyéndolas en sus lienzos para recrear escenarios naturales (etapa a la que él llamó "biológica"). Desde los 70 hará escultura fantástica compuesta de materiales diversos: "bioplásticos", cultiva pintura mural y vidriera artística.

Fechada en 1932, la obra EL PINTOR Y LA MODELO[1555], realizada a tinta china, se adscribe en estilo al surrealismo y, ciertamente, el compendio de lo que aparece y se mezcla, parece poder hacerlo únicamente, por la asociación de ideas, inconsciente o no, entre elementos que sólo encuentran conexión en un ámbito mental subjetivo, quizá oscuro producto del sueño o de los rincones más abstrusos del recuerdo. Entresacando los componentes figurativos; destaca una figura central femenina dispuesta en diagonal y casi abarcándola, mujer que aparece recostada sobre un cojín y parece haber sustituido su torso por algo similar a un arpa, a la parte superior. La parte inferior de su cuerpo, lánguida, es acariciada por un hombre que entra en escena desde la izquierda y cuyo cuerpo aparece "cortado". Entre estos dos personajes, una nueva dama parece acercarse como salida tras un cortinaje. Las reminiscencias de esta obra con las más representativas de Chagall, son claras, figuras flotando sobre nubes o, como en este caso, sobre cierta materia casi etérea que figuradameme se traduce en unos cuantos bucles garabateados con rapidez. El tema de "El pintor y la modelo" ha sido recurrente para muchos artistas, entre otros Picasso, que hizo una dilatada serie del mismo, aunque de localización mucho más tardía que el ejemplo aquí analizado.

A juzgar por la diversidad de técnicas, estilos y temáticas exploradas por Ciria, la que describo es buena muestra de uno de sus más prolíficos momentos artísticos, y característico de los ecos surrealistas acogidos en España.

ANTONIO COBOS SOTO (1908), pintor, ilustrador y crítico de arte. Fue uno de los fundadores de la U.D.E. (Unión de Dibujantes Españoles), junto a Penagos, Federico Rivas, Tejada y Téllez. Ocupó el cargo de redactor artístico en diversas revistas del país, tales como El Debate, Ya, además de ilustrar cuentos y novelas entre los que se encuentra Epos de los destinos, de Eugenio D'ors. Considerando todo este elenco dibujístico ya mencionado, sorprende, por el pequeño formato que les corresponde, la capacidad y maestría obligadamente adquirida por Cobos Soto para aplicar esas mismas dotes al acometer la realización de varios murales parietales: Instituto Ramiro de Maeztu. Instituto Español de Tánger, altar mayor de la Universidad Laboral de Córdoba, así como ...

Para abstraer rasgos caricaturescos, al introducirse en el cartelismo, o ejercitar un expresivo apunte rápido. No en vano, fue merecedor de varias primeras medallas en distintos certámenes nacionales: Certamen Nacional "Estampas de la Pasión" (1941) "Estampas del Quijote".

El Museo de Dibujo "Castillo de Larrés" es poseedor de uno de esos ejemplos de habilidad y dominio técnico a que hace gala este dibujante: SEMANA SANTA (Ilustración) [638]. Con fecha de 1932, y formada por trazos de tinta china monocroma, se conoce la publicación a que acompañó portada del número correspondiente a la Semana Santa de 1932 del diario El Debate, lo que se evidencia a la vista de la ilustración en la que el tema central es un extenuado Jesucristo portando la enorme cruz de madera (cuya textura, trabajadas las vetas, queda magníficamente reflejada) camino del calvario, custodiado por varios centuriones romanos que observan impasibles la agonía mística del sufriente. Destaca un efectivo expresionismo facial que da el contrapunto de seriedad a una técnica que, por su filiación con el cómic, va indisolublemente asociada a la risa. La composición, articulada mediante poderosas diagonales, y el encuadre, casi claustrofóbico por quedar demasiado cercano, imprimen instantaneidad ala escena, a lo que también contribuye el gesto y actitud de los personajes, la relación entre ellos, las distancias que los separan... recursos éstos muy relacionados con la pintura institucional de historia de la segunda mitad del XIX, y que nos da noticia de la duración temporal de la escena representada (parece que, si volvemos a mirar, toparemos con que ha desaparecido el patético cortejo). La profundidad ha sido sugerida mediante un sencillo recurso compositivo en zigzag (el ojo va desde el soldado, sito en primer plano, a Jesucristo, en plano medio, y finalmente culmina en el otro romano, para hallar prolongación en el casco correspondiente a otro de ellos, y descansar la mirada en el final -apuntado por las lanzas de la derecha-). Este modo de articulación compositiva tiene paralelismos con el destino del que va a ser crucificado (marcada su dirección por las lanzas de quienes serán sus torturadores) y con la situación en que se halla: rodeado, custodiado, y sin escapatoria posible.

Estilísticamente escapa de ser codificado en tomo a cualquier estilo coetáneo a su factura; por ser un dibujo realista (en sentido representativo), encuentra mayor filiación con la tradicional imaginería cristiana del barroco español más desmesurado, idiosincrasia de la que, sin duda, se imbuye (entiéndase para la representación de Jesucristo).