Santa Vicenta María

El pasado año 2000 se celebró el XXV aniversario de la canonización de la Santa Dña. Vicenta María López Vicuña que tuvo lugar en Roma el 25 de mayo de 1975 por su S.S. el Papa Pablo VI.

La Santa había nacido en Cascante (Navarra) el día 22 de marzo de 1847 y murió el 26 de diciembre de 1890, no obstante era de orígenes altoaragoneses, y en concreto de los López de Barangüá, del Señorío de Barangüá, situado en las cercanías de la localidad de Arto (Huesca).

La Santa dedicó su vida a fundar casas de acogida de las "Hijas de María Inmaculada para el Servicio Doméstico" por toda España (Madrid, Zaragoza, Sevilla, Barcelona, Burgos...) para el cuidado de las jóvenes de los pueblos que, huérfanas o ausentes de sus familias, iban a las ciudades a servir sin tener donde alojarse.

Santa Vicenta María Deogracias Bienvenida, según su partida de bautismo, era la segunda hija de D. José María López Jiménez (1806, Mataró) y de Dña. Nicolasa Vicuña (1814, Estella). El padre de la Santa, D. José María, era hijo de D. José Justo López Tejerina (1754, Cazorla) y de su segunda esposa Dña. Antonia Jiménez Diago.

D. José Justo, abuelo paterno de la Santa y abogado, llegó a ser Alcalde Mayor de Matará entre 1802 y 1808 por sus orígenes nobles, ya que era hijo de D. Blas Antonio López Gil (1724, Señorío de Barangüá) y de su segunda esposa Dña. Ana Tejerina y nieto de D. Pedro López y Osanz, Señor de Barangüá y Puente de Fanlo, ambos en el Altoaragón. De aquí vendrían pues los orígenes de esta Santa de una noble familia aragonesa, ya que su tatarabuelo fue Señor de Barangüá, familia de Infanzones e Hijos-Dalgo de Aragón.

Al no ser el bisabuelo de la Santa, D. Blas Antonio López Gil, el heredero del Señorío de Barangüá, por ser hijo de la segunda esposa de su padre, Dña. María Gil y por existir hijos mayores de esa primera esposa que heredaron el Señorío, marchó de Barangüá (Huesca) a Cazorla (Jaén) al casarse con Dña. Ana Tejerina por lo que de esa rama de los López de Barangüá descendía la Santa.

El hermano de D. Blas Antonio López Gil, D. Pedro Manuel López Villacampa, hijo primogénito de la primera esposa de su padre fue el heredero del Señorío. Nació éste en el año de 1722 y fue Señor de Barangüá. Casó con una Oliván, de nombre no documentado, heredando a su vez D. Pedro, su primogénito el Señorío y sus tierras. El resto de sus hijos pertenecieron a la Iglesia, llegando a ser uno de ellos, D. Vicente López Oliván, Deán de la Catedral de Tortosa. A señalar que el padre de la Santa, D. José María López Jiménez se escribía regularmente con este familiar suyo Deán, del Casal de Barangüá, conservándose algunas de las cartas en la casa mayor del servicio doméstico.

El heredero del Señorío, D. Pedro López Oliván, casó con una Allué siendo su "hereu" D. Mariano López Allué (1810, Barangüá), que fue Presidente de la Diputación de Huesca y que colaboró en acercar el tren al Altoaragón, éste fue mi tatarabuelo. Casó D. Mariano con Dña. Florentina Aznar, de la que nacieron entre otros hijos el heredero D. Mariano López Aznar que casó con una Pueyo de nombre no documentado. En 1864 nació su primogénito, D. Antonio, que casó con Dña. Salvadora López Arruebo teniendo once hijos que siguen siendo dueños del Señorío a través de sus respectivos hijos. Uno de estos once hijos, D. Salvador, fue maestro de Sabiñánigo pueblo antes que mi madre, habiéndose publicado un libro sobre él.

D. Mariano López Aznar se había formado en Francia, Suiza, etc. con rango similar a Arquitecto por lo que construyó en las cercanías del Señorío la llamada "Casa de la Huerta", más cerca del río y de la estación de Orna, ya que su padre había contribuido a acercar el tren. Esta casa es la que hoy existe pues el Señorío se quemó, probablemente por un rayo, y hoy solo se conserva la Iglesia, las ruinas de la casa palaciega, el cementerio y algún otro edificio anejo.

Está documentado que la Santa, por sus dolencias tuberculosas, gustaba de veranear en el Balneario de Panticosa y en su viaje hacia allí paraba siempre en el Señorío de Barangüá donde pasaba con la familia de su padre una semana. De hecho en el señorío había un cuadro bordado por la Santa, una Inmaculada con marco dorado y vidrio, que desapareció cuando el ejército ocupó la casa en el año 1937.

Es pues, Santa Vicenta María una Santa que aunque navarra procede también por vía paterna de una importante familia altoaragonesa, los López de Barangüá.

Nota: Algunos nombres no están documentados pues el Señorío tenía Iglesia propia y los archivos parroquiales de éste así como los del pueblo más cercano de Arto fueron quemados durante la guerra civil. Solo se conservan a partir de 1941, según datos recogidos en la diócesis de Jaca.