Iglesia de Acumuer retablo “La dormición de la Virgen María”

Imagen de Montuenga, Jesús

El día 3 de Noviembre de 1609, según consta en los documentos parroquiales de la iglesia de Acumuer el abad de San Juan de la Peña Dr. Don Hieronimo Murero, que lo era por la gracia de Dios y de la Santa Sede Apostólica, visita el lugar de Acumuer por razón de su dignidad abacial, compitiéndole así mismo toda la jurisdicción civil y criminal del citado pueblo y lo hace no sólo en el plano meramente espiritual, sino también al objeto de solucionar ciertos pleitos que recoge el mismo documento, a la vez que el pago del retablo de la citada iglesia a los autores del mismo. Acompañan al abad en este viaje el prior fray Miguel Melero y el Dr. fray Martín de Aras, que actuará de juez en los juicios pendientes de solución. Es vicario perpetuo de Acumuer mosen Fabricio Aragüés y justicia Matías de Aragüés. Ambos pueden ser miembros de la misma familia y en lo referente al vicario se puede decir que había nacido en 1572 en dicho lugar y es hijo de Jerónimo y de María Tañor, muriendo en 1615.

Refiere el citado documento como se dirigen en procesión a la iglesia, que está bajo la advocación de la Asunción de la Virgen María, cantan el “Veni Creator”, himno dedicado el Espíritu Santo y tras la celebración de la Santa Misa emplea su tiempo el abad en comprobar, tal y como se hace en toda visita pastoral, el sagrario y el estado de la pila bautismal. Se procede a tañer las campanas por los difuntos y a rezar dos responsos, uno por los sacerdotes enterrados en el interior del templo y otro por los difuntos del cementerio situado en el exterior de la iglesia. A continuación se examinan las santas reliquias, sacristía, ornamentos y zocalías, de todo lo cual se levanta el correspondiente inventario. Pasado al punto de pedir cuenta de los frutos y rentas primiciales se comprueba que habían estado empeñados por causa del pago del retablo y altar mayor que había hecho Nicolás Xalon de Jaca, obra que había sido tasada en mil quinientos escudos y que se había acabado de pagar en 1608. Pero para no perdernos en lo que se decide sobre el particular es mejor copiar la parte del documento tal y como se escribió en su momento.

“Despues desto pidimos cuenta de los fructos y rentas primiciales y hallamos que havian estado empeñados por causa de la paga del retablo y altar maior que hizo Nicolas Xalon de Jacca y fue tassada en mil y quinientos escudos con el qual se concerto este lugar de Acumuer que tomada a su cargo el gastar de lo que se offrescia en la iglesia ansi de cargos ordinarios y extraordinarios, rebaxo el dicho Nicolas Xalon algunos años de la arrendation y ansi se le acabo de pagar el año proximo pasado de 1608 todo lo que se le debía./. y pasando con mucho cuidado las cuentas de lo que el pueblo havia bistraido y gastado por la iglesia por tiempo de catorce años allamos de gasto extraordinario veynte y cinco partidas que todas hazian la suma de tres mil doscientos sesenta y cinco sueldos tres dineros./. y de gasto ordinario en quince partidas subian a seis mil trescientos quareynta y seis sueldos que juntas las dos partidas se alla que a gastado y bistraydo el pueblo por la iglesia nueve mil seiscientos once sueldos y tres dineros. Debe el lugar a dicha primicia tres mil sueldos que pago por el retablo de S. Hyppolito que sacados de los nueve mil seiscientos once sueldos y tres dineros, debe la iglesia al concejo seis mil seiscientos once sueldos y tres dineros./.

Y para que dicho lugar y concejo de Acumuer sea pagado de la dicha cantidad la primicia le debe despues de haver tratado y confabulado el medio que podia haver en esto con el dicho concejo fueron contentos que les diessemos los fructos y rentas primiciales por tiempo de diez y seis años, diez y seis cogidas enteramente señaladas que començaran a correr desde sancta cruz de Mayo primero veniente del año proximo venidero de mil seiscientos y diez y (terminarán) el año mil seyscientos veynte y cinco inclusive. Y se obliga el pueblo a mantener y sustentar la iglesia todo este tiempo de los diez y seis años de toda la cera, azeyte, incienso y de todos los demas cargos ordinarios. De manera que pasado los dichos diez y seis años la iglesia y primicia quede libre y el pueblo pagado de la dicha deuda. Es aceptado que si el pueblo en todo este tiempo hiziere algunos gastos extraordinarios, la primicia quede obligada a pagarselos. Lo cual visto por nos y desseando que el lugar sea pagado, concedemos y ponemos nra. Autoridad y decreto, y queremos que los fructos primiciales sean para el dicho concejo por tiempo de los dichos diez y seis años con los pactos y conditiones arriba expressados. Y procurando en quanto podemos de relevar a ntro. dicho lugar, permitimos que como ardian dos lamparas, no arda sino una y esta sea perpetuamente de noche y dia con esto que los dias colendos hayan de arder las dos a la Missa parrochial y visperas tan solamente durante el tiempo de los dichos diez y seis años y para que en todo haya aquel cuidado que es caso encargamos al vicario se mire como hasta aquí en lo que toca a la iglesia, y no puedan los primicieros que son y seran gastar cosa de la primicia sin orden del dicho vicario”.

El retablo está dedicado a “La Dormición de la Virgen”, es una obra renacentista realizada en madera dorada, estofada y policromada, de 6,16 x 4,15 mts., y fueron su autores el pintor Nicolás Xalon y el mazonero (albañil) Domingo Pérez.

Consta de sotobanco, en ambos laterales del frontal del altar figura la imagen del “Agnus Dei” del escudo del monasterio de San Juan de la Peña, a cuya jurisdicción pertenecía Acumuer; banco o predela con sagrario central; cuerpo de dos pisos y tres calles y ático, separados por frisos decorados con cabezas de serafines alados en relieve. La escena central la constituye la Dormición de la Virgen María y junto a ésta siete tallas exentas, cuatro en el banco que representan a los evangelistas con su tetramorfos y tres tallas del calvario en el ático. A ambos lados de la Dormición están representados en relieve S. Miguel Arcángel y S. Martín de Tours. En el piso superior, también en relieve Sta. Orosia, la Asunción de María y Sta. Bárbara, todas ellas bajo conchas labradas. En la coronación o ático se encuentra el Calvario con Jesús crucificado, S. Juan y María, la madre de Jesús, en talla con fondo de murallas, templos, torreones y palacios de Jerusalén, a sus lados, en fondo de medallón, la efigie de dos monjes benedictinos y culminado todo el Padre Eterno bajo frontón.

¿Por qué el término “Dormición”?. Para designar la muerte de la Virgen María los bizantinos emplearon la palabra “koimesis”, mientras que la iglesia latina adoptó el término “dormitio”, que literalmente significa el “sueño de la muerte”. En latín se emplea más la expresión “transitus”, que designa el paso a la vida eterna, del cual deriva la castellana “El Tránsito de la Virgen”. Como persona humana la Virgen María murió pero fue asumpta en cuerpo y alma a los cielos por su hijo Jesucristo.

En el retablo que nos ocupa la Virgen se encuentra acostada sobre su lecho de muerte con las manos unidas y reunidos a su alrededor se encuentran los apóstoles. S. Pedro ocupa la parte central sosteniendo un libro de plegarias, S. Juan se sitúa en la cabecera del lecho mortuorio y a los pies del mismo está Santiago con el bordón de peregrino. Sobre este grupo central se encuentra la Asunción y Coronación de la Virgen. María sube al cielo rodeada de ángeles ceñida con una corona de doce estrellas y una luna en cuarto creciente bajo sus pies.

La decoración es la típica del renacimiento localizada en frisos, pilastras y polseras(1) (motivos vegetales, cuernos de la abundancia y candelieri(2) , seres fantásticos cuyos miembros se transforman en elementos vegetales, máscaras, puttis(3), cabezas de serafines, etc.,).

El dorado y policromado es el habitual de la época. Casi toda la superficie está cubierta de pan de oro fino de buena calidad. La decoración está policromada al temple y también existen corlas(4).

CONTINUARÁ NOTAS ELEMENTOS ARQUITECTÓNICOS 1) Polsera: Guardapolvos. Pieza, que a manera de alero corrido, enmarca el retablo por arriba y por los lados. En el caso que nos ocupa sólo hay dos laterales. 2) Candelieri: Candelero. Decoración típica que en este retablo corona las polseras. 3) Puttis: Voz italiana. Nombre que se da a los amorcillos desnudos, genios o angelotes que se representan en obras pictóricas y escultóricas especialmente a partir del Renacimiento. 4) Corlas: Transflor. Pinturas sobre metales y especialmente de verde sobre oro. DISTRIBUCIÓN 1. - Padre eterno 2. - Monjes benedictinos 3. - Calvario 4. - Polseras con candelieri 5. - Santa Bárbara 6. - La Asución de María 7. - Santa Bárbara 8. - San Miguel Arcángel 9. - La Dormición de María 10. - San Martín de Tours 11. - San Juan 12. - San Lucas 13. - San Benito 14. - San Juan 15. - Ecce Homo 16. - Santa Marís 17. - San Bernardo 18. - San Marcos 19. - San Mateo 20. - Agnus Dei, escudo del Monasterio 21. - Frontal del altar S. XVIII de San Juan de la Peña