Noticias del Museo Ángel Orensanz y Artes de Serrablo

1. Nuestro museo en la Web del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

La Secretaría General de Turismo del Ministerio de Industria realiza en internet, a través del portal spain.info, la promoción exterior del turismo en nuestro país. Próximamente se va a incluir en dicha web información relativa a los museos españoles pertenecientes a CER.es (buscador de Museos de España), al que nuestro museo está vinculado. Se podrá ver información general de nuestra institucción, dos fotografías generales (interior y exterior) y veinte piezas significativas del catálogo.

2. Remodelación de varios edificios en El Puente de Sabiñánigo.

En los meses anteriores se ha llevado a cabo simultáneamente la remodelación y adecentamiento de varias casas del Puente de Sabiñánigo, dando un aspecto mucho más aseado al pueblo y a los exteriores de nuestro museo. Entre ellos se ha trabajado en la antigua escuela (Ayuntamiento de Sabiñánigo), en Casa Sampietro y en Casa Lasaosa. Agradecemos desde aquí el interés mostrado por todos los vecinos.

3. Fallecimiento del músico de Senegüé Mariano Laborda Lardiés.

Aurín, 1945El domingo 26 de diciembre de 2010 nos trajo la triste noticia del fallecimiento a los 89 años de Mariano Laborda, conocido y recordado músico popular de nuestra comarca. "Con el violín en las costillas", junto a su inseparable compañero Antonio Aso, corrieron muchos de los pueblos de nuestra comarca haciendo disfrutar a grandes y chicos con su música de baile. Así nos contaba el propio Mariano hacia 1998 cómo habían sido sus inicios:

Pues yo empecé a tocar cuando... de crío, con mi padre, mi padre me empezó a enseñar las primeras cosas. Mi padre tocaba la guitarra, era aficionao también..., ¡piensa!. De la edad de tres años me llevaron a Francia, marchemos toda la familia; estuvimos en Pau, ocho años estuvimos allí, y yo allí empecé a tocar, empecé a los siete u ocho años me empezó mi padre con un guitarrico así de cuatro cuerdas, me empezó a enseñar, allí a poner los dedos. Yo después ya me compré una bandurria, empecé a trastiala también (...) la manejaba. Ya despues, ya vinimos a España, en el año 32 o así (...) y después un hermano que se quedó en Francia, mi hermano mayor (...) pues me trajo el primer violín que tuve yo (...), un violín de segunda mano, lo compró allá... ¡yo no había visto un violín más que en fotografía! (ríe); y empecé yo sólo allí a dale y a sacar lo que pude.

Presentación CD "El Baile: segundo día d'a fiesta", 2008

Empezó la guerra, entonces mi padre me quería llevar a enseñar a... (...) o sea a aprender solfeo; habíamos mirao en Huesca, pero empezó la guerra y ¡se fastidió!. Entonces, hasta que terminó la guerra, no sé qué año sería, cuarenta o por ahí, estuve ocho meses en Jaca aprendiendo solfeo. (...) Yo en Senegüé a los 14 años ya les hacía baile... ¡con la bandurria!, hice baile yo en Senegüé con mi padre; cuando el señor Isidro no podía, pues... pues ¡hala, venga! (...). Y aprendí un poco de solfeo, luego después estuve..., bajaba a Zaragoza en invierno, estuve bajando dos inviernos, en el año cuarenta y algo. Me compré un saxofón cuando estaba estudiando en Zaragoza, me compró mi padre un saxofón, de esos antiguos, de esos estacas que les llamaban, (...) y con el saxofón yo en Senegüé les hice baile, tocaba alguna pieza.

Yo lo dejé de todo, trenta años lo menos estuve sin tocar, desde el año 54 ó 55 hasta que me engancharon aquí en el Hogar [Orquesta Nostalgia del Hogar del Jubilado de Sabiñánigo]; no sé si fue en el 85 que empecemos aquí. Todas las personas que han conocido a Mariano lo recuerdan como una persona generosa y desprendida, que en sus últimos años colaboró con la orquesta del Hogar del Jubilado y dirigía el Coro de la iglesia de Santiago en Sabiñánigo. Para siempre nos quedará la grabación de los dos CD's de la serie "El Baile", en las que Antonio y Mariano nos ofrecen una magnífica selección de los ritmos con los que nuestros padres y abuelos disfrutaban por esas "salas, plazas y eras".

Un cariñoso recuerdo desde aquí a su familia, que siempre le animó a seguir tocando, y seguro que allá donde Mariano esté ahora no faltarán los alegres aires de su música.

Antonio (izda.) y Mariano visitaron nuestro Museo en abril de 2010