Acerca de la escuela de Senegüé en el primer tercio del siglo XX

Imagen de Garcés Romeo, José

Vista exterior de la escuela Esta escuela fue construida a comienzos del siglo XX, como tantas otras en nuestro país, tras la creación del Ministerio de Instrucción Pública. Es un edificio de dos plantas, la baja sirvió durante muchos años como Casa Consistorial y la primera es la que se utilizó, y se sigue utilizando, para escuela propiamente. Construcción sobria pero funcional, presenta unos grandes ventanales que le dan mucha luminosidad (1).

Tanto este edificio como la Casa del Maestro se construyeron adosados a la torre fuerte de los Baguer, del siglo XVI, quedando ésta desde entonces un tanto enmascarada al no poderse contemplar exenta.

Hace pocos años, todo el conjunto ha sido restaurado y se le ha dado utilidad. La escuela sigue cumpliendo su papel y afortunadamente no ha desaparecido, quedando un reducido grupo de niños con su maestra Doña Inés Buisán. La planta baja de la escuela se ha convertido en el Salón Social del pueblo donde se hacen multitud de actos (conferencias, cursos, talleres, etc). Los bajos de la Casa del Maestro, popularmente conocidos como La Cárcel por tener ese cometido en épocas pasadas, se han reconvertido en un pequeño bar y una sala-biblioteca muy coqueta. Y la torre fuerte, más las plantas superiores de la Casa del Maestro, cobijan ahora el Centro de Interpretación de los Glaciares. Como se ve se ha hecho una actuación muy armónica e integrada.

Una visita de la Inspección en 1907

El veintiocho de mayo de mil novecientos siete se reúnen en el local de la escuela los componentes de la Junta Local de Primera Enseñanza compuesta por los siguientes vecinos: Juan Pardo, Guillermo García, José Albertín, Petra Casbas y Ramón Pueyo. Preside la reunión el Sr. Inspector de la provincia Don Julio Saldaña Alonso.

Tras ponerse al día del estado en que se encontraba dicha escuela, el Sr. Inspector hace constar en acta una serie de cuestiones.

En primer lugar, "... que el estado de la enseñanza en la escuela pública de ambos sexos de este pueblo dirigida en propiedad por el maestro con certificado de aptitud Don Bernardino Puértolas, es muy deficiente, debido a la irregularidad con que asisten los niños a recibir la instrucción, abandono por parte de los padres de familia en mandar a sus hijos a recibir esta con asiduidad, y poco celo por parte de las autoridades locales en pro de la misma...". El Sr. Inspector pone firmes a los padres y las autoridades por algo que era muy habitual entonces: enviar a sus hijos a la escuela cuando las faenas agrícola-ganaderas lo permitían.

Seguidamente se queja de la carencia de medios materiales de instrucción y de la "apatía y negligencia del maestro" a quien le recomienda "que redoble su celo en el cumplimiento de sus deberes profesionales, sin perjuicio de ampliar este informe ante la Superioridad para que resuelva como proceda en justicia". Por lo que se ve el maestro sale bastante mal parado de esta visita. De cualquier manera, sólo percibía 325 pesetas anuales por lo que eso de redoblar su celo se nos antoja una tarea difícil. Poseía la plaza en propiedad desde el 31 de diciembre de 1890 y tomó posesión de la misma el 11 de febrero de 1891. El 31 de julio de 1909 le dieron el cese por jubilación (2).

El Sr. Inspector visita también la escuela de Arguisal, pueblo perteneciente al Ayuntamiento de Senegüé, y las impresiones que saca son altamente negativas. Señala que "la enseñanza de los pocos niños que asistieron al acto de la visita ... es muy deficiente; que el local de la escuela es impropio del objeto a que se destina, y que se le ha invitado al Maestro propietario con certificado de aptitud que dirige dicha escuela que pida a la mayor brevedad posible la jubilación, por encontrarse incapacitado para cumplir su cometido debidamente dada su avanzada edad". Nos podemos imaginar cómo sería el local que hacía de escuela y las condiciones en las que se encontraría el maestro.

A la Junta Local de Primera Enseñanza de Senegüé le propone y recomienda, entre otras cosas, "que excite el celo de los padres de familia para que manden sus hijos con puntualidad a recibir la primera enseñanza dentro de la edad reglamentaria", dando su conformidad los componentes de la misma "por considerarlo de necesidad y beneficioso para la cultura de este distrito e instrucción de la niñez".

El sueldo de la maestra

De todos es sabido que los maestros estuvieron muy mal pagados durante muchos años. El retraso en los pagos, las presiones y extorsiones de los Alcaldes y Secretarios de ayuntamientos, la imposición de expedientes injustos las más de las veces y hasta el hambre ("pasa más hambre que un maestro de escuela") son una muestra palpable de las penalidades que tuvieron que pasar estas personas en aquella España rural pobre y atrasada.

Los sueldos marcados por la ley eran claramente insuficientes y se mantenían inalterados durante varios años. Además, muchos Ayuntamientos antes de hacer efectivo el pago a sus maestros desviaban esos dineros a otros capítulos municipales, ocasionando unos retrasos que hacían que la supervivencia del maestro dependiera más de la caridad de los vecinos.

En 1911 hay en Senegüé una nueva maestra: Doña Josefa Coronas Rubiella. Su nombramiento fue el 15 de mayo de ese año y tomará posesión el 29 de mayo. Ejercerá su magisterio hasta 1936, veinticinco años que han dejado huella en toda una generación de hombres y mujeres de Senegüé y Sorripas (3).

Su sueldo hasta 1917 fue de seiscientas veinticinco pesetas anuales, pasando a ser a partir de entonces de mil pesetas. Tenemos certificación de ello firmada por el Secretario del Ayuntamiento de Senegüé y de la Junta Local de Primera Enseñanza Don Ramón Pueyo Labadía, con el Visto Bueno del Sr. Alcalde Don Luis Pardo (4).

Doña Josefa era natural de La Almunia de San Juan (Huesca). Estuvo de maestra en Arrés, Piedrafita de Jaca y finalmente en Senegüé, residiendo en la casa del maestro anexa a la propia escuela. Estuvo casada dos veces y descendientes suyos quedan bastantes en Sabiñánigo (5).

Solicitud de una beca por un padre de familia

En febrero de 1927, el padre de familia Miguel Garcés Labadía al estar "enterado de la circular del B.O. publicada en este distrito referente a una beca vacante en esta provincia Legado de Don Pedro Vila Codina, perteneciente al Estado" (6) solicita dicha beca al Excmo Sr Gobernador Civil de Huesca. Argumenta en su solicitud que "se considera con perfecto derecho a solicitarla por tener seis hijos menores llamados Carmen, Esperanza, María, Miguel, José y Natividad Garcés Galindo, y no habiendo otros en el distrito huérfanos de padre y madre ni de padres pobres en mayor número de cinco hijos, por lo que en caso de ser concedida propone a la hija Esperanza Garcés Galindo, que cumplirá los doce años el día ocho de mayo próximo, y en caso de haber alguna incidencia por no tener los doce años cumplidos la que propone, queda propuesta igualmente la primera o sea Carmen Garcés Galindo que tiene trece años cumplidos".

Esta solicitud se tramita con el Visto Bueno del Sr Alcalde Don Luis Pardo y a buen seguro que la redactaría el Secretario del Ayto Don Ramón Pueyo

Consejo Local de Primera Enseñanza

El uno de octubre de 1934 se constituye un nuevo Consejo Local de Primera Enseñanza en esta escuela de Senegüé en cumplimiento de lo que ordenaba la correspondiente circular inserta en el Boletín Oficial de la provincia (7 de septiembre).

Sus componentes fueron los siguientes: Don Pedro Grasa Viñales, como Concejal del Ayto, Doña Josefa Coronas Rubiella , como Maestra de Senegüé, Don Miguel Garcés Labadía, como padre de familia, Doña Joaquina Gavín Gil, como madre de familia, además de los Señores Alcalde, Don Luis Pardo, y Secretario, Don Ramón Pueyo.

Llama la atención la participación femenina en este Consejo, al margen de la maestra, en la figura de la Señora Joaquina que tenía por entonces 29 años.

El inventario de la escuela en 1936

Inventario escuela abril 1936 Poco antes de estallar la Guerra Civil concluye el magisterio de Doña Josefa en la escuela de Senegüé, quien hace entrega de todos los enseres y útiles que hay en dicha escuela. Este inventario se lleva a cabo el dieciséis de abril de 1936 y lo firman la propia maestra y el Presidente del Consejo Local, y Alcalde, Don Luis Pardo.

Encabeza el listado un busto de la República y una bandera tricolor. Continúa el mobiliario referido a la maestra como una mesa, un sillón y una escribanía de metal. Había el correspondiente termómetro, un reloj y, por supuesto, la estufa que debía "calentar" a los sesenta niños y la maestra.

Para los niños había 18 mesas bipersonales y un banco para los más pequeños, así como 35 tinteros, 10 pizarras minerales y 4 grandes "para las operaciones de la Aritmética".

El material pedagógico era bastante variado: un tablero contador, un compás, mapas de Aragón, España y Portugal, Europa y Mundi, así como dos esferas terrestres. Una colección de carteles de lectura y otra de escritura, un cuadro de abonos y otro de insecticidas, cinco cuadros del cuerpo humano, una cartilla gimnástica, treinta y cinco cuadernos para la escritura, "existencia suficiente de papel, plumas, clarión, pizarrines, etc."... y, por supuesto, una colección básica de libros (7). Si en la visita de Inspección del año 1907, el Sr. Inspector se quejaba de la carencia de materiales de instrucción parece que ahora la situación había cambiado notablemente gracias a las inversiones que los gobiernos de la II República habían hecho en la educación.

Doña Josefa con sus alumnos, 1933

NOTAS:

  1. Hasta 1963 Senegüé tuvo Ayuntamiento propio al que también pertenecieron las poblaciones próximas de Sorripas y Arguisal. La plazoleta existente entre la escuela y Casa Launa siempre se llamó por los mayores como O Corral de Concello, denominación que no deja lugar a dudas de la ubicación de la casa consistorial.
  2. Desde esta última fecha y hasta el 28 de mayo de 1911 se sucedieron en Senegüé cuatro maestras: Valera Estúa, Pascuala Larraz, Trinidad Puente y Segunda Gracia
  3. Rosario Garcés Jarne, de 92 años, fue la única maestra que tuvo aunque cuenta con amargura que a los doce años debió dejar la escuela por el fallecimiento de su padre, ya que al ser la hermana mayor tenía que ayudar a su madre en las faenas caseras. Aprendió a leer y escribir y al salir de la escuela "justo empezaba a dividir por el dos". Recuerda que casi todos los días Doña Josefa le mandaba ir a "vigilar el puchero". Su hermano Eusebio, de 85 años, puntualiza que iban entonces a la escuela 62 críos.
  4. Ramón Pueyo, el Secretario, era de Casa del Herrero y Luis Pardo, el Alcalde, de Casa Orencio.
  5. Una hija suya, María Sánchez Coronas, se casó en Senegüé con Teodoro Buesa .De esta familia quedan bastantes descendientes en Sabiñánigo y otros lugares. Algunos nietos de Doña Josefa recuerdan perfectamente sus vivencias en Senegüé con la abuela (Ascensión Buesa, Trinidad Sánchez Pardo, Luis Buesa,, etc.)
  6. En efecto, la Fundación "Legado de D. Pedro Vila Codina" otorgaba una cantidad de sus fondos a este tipo de becas. Pedro Vila i Codina (1860-1916) había nacido en Olujas (Les Olugues, en catalán), pequeño pueblo de la comarca de La Segarra (Lérida) muy cercano a Cervera, emigrando a Argentina con su familia donde murió, tras hacer fortuna. Quiso que con su dinero se hiciese una Fundación que fomentase la construcción de escuelas y de becas, no sólo en su Cataluña natal sino en toda España, para que a los niños de aquella época no les faltase lo que a él le faltó en su tiempo.
  7. A saber: 12 ejemplares del Quijote, 24 de "La vida, el mundo y sus cosas" de José Osés (1º, 2º y 3·º libro), 6 de "Dictado y lectura explicada" de Porcel, 5 de la "Guía de la mujer" de Paluzie, 6 de "Historia de España" de la Real Academia, 6 "Cartilla de vulgarización", 8 Manuscritos de Calleja, 12 Manuscritos de Magdalena S. Fuentes, 18 del primer Manuscrito, 6 Catones diferentes, 6 "Mi amigo el árbol", 4 de Escritura al Dictado, 11 de "España, mi patria", 12 "¿Quieres que te cuente un cuento?", 12 de Fábulas educativas, 5 de Fábulas de Samaniego, 11 de "La niña hacendosa", otros 11 de "El ideal de una niña", 12 de "Las Ciencias en la escuela", 10 de "La vida en la escuela", etc. , etc,.