Editorial

SEBASTIAN MARTIN RETORTILLO: Altoaragonés de honor.

Marco Tulio Cicerón, el gran escritor romano, escribía al hablar de la amistad que "los que se portan y viven de tal manera que se hacen estimables por su lealtad, integridad, ecuanimidad y liberalidad, sin que haya en ellos ni codicia, ni temeridad y que poseen una gran firmeza, a éstos haremos bien en llamarlos buenos".

SEBASTIAN MARTTN-RETORTILLO, familiarmente "chano", acaba de ser nombrado Hijo ilustre de la Provincia de Huesca. Por ello "Amigos de Serrablo" queremos sumarnos públicamente al homenaje de nuestra tierra, que todos nosotros las oscenses, hacemos a un hombre ilustre y bueno, al decir de Cicerón con todas las connotaciones de virtud que implica el término latino de "bueno".

La figura de "Chano" es la del altoaragonés que se enraíza es su tierra como las raíces de nuestros pinos montañeses. Es una figura firme, sencilla y tan acogedora como esos valles que nos hacen sentir la plenitud de nuestra esencia. Se diría que en sus perfiles humanos se entroncan las virtudes más puras que definen nuestra raza. Asoma esa natural inteligencia de nuestro pastor, que aprendió de nuestro paisaje las más cristalinas realidades de la vida. Al perfil se trasluce la sencillez de ese agricultor de los Somontanos que sabe lo que cuesta la andadura de cada día, y que sabe lo que cuesta la andadura a puro de mirar ese cielo que presagia sequía o lluvia. Y al oírle hablar se deleita uno en los ecos de esos hombres de esta tierra que tuvieron los más altos ideales, los ecos de un Calasanz o de un Costa. Y al filo de la sobremesa asoma el gracejo de los míticos mosén Bruno Fierro o del literario Saputo.

Figura, con mayúscula, la de este altoaragonés que nos implica la gran evidencia. En seis meses logró que a nuestra tierra llegaran más de 454 millones de pesetas para lograr "elevar no el nivel sino el proceso cultural de la provincia de Huesca" según sus palabras. De la simple contemplación de este dato podremos extraer una razón y una fuerza: el sentimiento de su evidencia.

Cuando ocupó la subsecretaría del Ministerio de Educación y Ciencia, la provincia de Huesca necesitaba urgentemente que llegaran los remedios para su olvidado problema escolar y cultural. Y como dijo Gregorio Cabrero "la presencia de este oscense allanó los caminos en Madrid". Entre el dilema y la opción triunfó esta última por la inquietud de un hombre que supo calibrar unas exigencias de futuro. Ya lo dijo Gómez de Las Roces, estamos ante "un altoaragonés que ejerce" en un compromiso solidario de convivencia.

La evidencia de las cifras es rotunda pero, no me resigno a ella y como hombre de letras, me interesa destacar otros aspectos que no tienen traducción en números. Me refiero a la ilusión, al amor, a la fidelidad altoaragonesa de este oscense. Sería lo que bien se podría definir, utilizando el término del padre Teilhard de Chardin, como "amor-energía".

Desde aquí queremos reafirmar nuestro abrazo de amistad, el abrazo de las gentes de Serrablo, para quien supo ganarse nuestro afecto con el suyo, nuestra voluntad con la suya. Por ello hemos querido dedicarte nuestra portada y esta editorial como humilde prueba material de todo un sentimiento intangible físicamente.

Para terminar quisiera recordar unas palabras que decía, en 1971, el senador vitalicio italiano Nenni al recordar a un periodista que "la vida se ve con el pesimismo de la inteligencia, con el sentimiento crítico de la duda, pero también con el optimismo de la voluntad. Con la voluntad nada es fatal. Lo he dicho ya: creo en el hombre. En el hombre creador de su propio destino".

Hoy, más que nunca, creemos en el hombre y en la historia que crea día a día. Creemos en "Chano" y en su historia cotidiana en pro de los demás, alimentada de amor y de ilusión hacia estas tierras que ya le han reconocido como estímulo y ejemplo a seguir.

Gracias en nombre de nuestros niños y de nuestros jóvenes, que aunque no lo sepan por su edad crecen seguros de poder acceder a la Cultura porque tú lo has hecho posible. Tu grandeza se cifra en que has querido solucionar el hoy para lograr un mañana mejor. Y por ello las risas infantiles, como decía Machado "a la salida del colegio", y las ilusiones del mañana de nuestras jóvenes son para ti. Sinceramente quisiéramos hacerte un regalo tan humano como tu obra. Voluntad, alegría e ilusión para un hombre de nuestra tierra. Chano Martín-Retortillo nuestro querido altoaragonés de honor.