Del mozárabe al gótico

Imagen de Amigos de Serrablo

A la vista del título de este reportaje, uno es consciente de que la primera incógnita a despejar es la relativa al Serrablo. Porque, vamos a ver, ¿qué es el Serrablo? Algunos dicen que una invención del canónigo de la catedral de Huesca, don Antonio Durán Gudiol, especie que el interesado se apresuró a desmentir: "Es una idea geográfica que no he inventado yo, ciertamente. Lo que si he hecho ha sido desempolvarlo".

El reportero, que nació en el centro mismo de la comarca serrablesa y conoce bien los prodigios aledaños de la Naturaleza, se explica las plurales causas por las que este pasmoso venero de arte persiste ignorado o preterido, a contracorriente de su gran valía. Y es que el viajero que llega hasta Alto Aragón le reclaman perentoriamente las admirables y modernizadas estaciones invernales de El Formigal o de Candanchú, la explosión vegetativa del Parque Nacional de Ordesa, el acreditado marbete histórico de Jaca, la indecible serenidad de Panticosa o simplemente la caza en las cumbres próximas del sarrio y la más improbable -pero no imposible- del urogallo. Entre la más distante de todas esas ardidas tentaciones turísticas y la comarca del Serrablo solo median 50 kilómetros, y las más próximas -Jaca y Ordesa- están como quien dice, a tiro de honda automovilístico.

En consecuencia, resulta disculpable la actitud del viajero cuando pasa a toda prisa y sin mirar por el Serrablo, hacia cualesquiera de los sugerentes destinos citados, y deja atrás -un poco por ignorancia y algo más por deficiente promoción serrablesa- la posibilidad de comprobar por sí mismo las riquezas de un coto comunal en el que pueden contemplarse valiosísimas piezas de un arte que va del mozárabe al gótico altoaragonés, integradas en área muy reducida. Bien vale la pena, me parece, llamar la atención sobre esta insólita comarca justamente ahora, cuando nos hallamos en gozosas vísperas de incremento turístico para el Pirineo central, promovido por el proyectado aeropuerto internacional, a establecer entre Sabiñánigo y Jaca, la apertura de la carretera que unirá el valle de Ordesa con circo de Gavarnie, y, todavía, el túnel de Bielsa, para no hablar de la variante del Monrepós entre Huesca y Sabiñánigo, que facilitaría en grado sumo las comunicaciones entre Hamburgo y la Costa del Sol, en el tramo altoaragonés.

SABIÑÁNIGO Y LOS AMIGOS DEL SERRABLO

Si no me hubieran nacido allí, sin el menor empacho designaría a Sabiñánigo como capital del Serrablo. Pero media tal circunstancia, y para que no atribuya el lector a pasión lo que es meramente justicia, omitiremos la capitalidad para dejarlo en núcleo central de la comarca. Y, eso sí, su más resuelto valedor. Entre los actos conmemorativos de su bimilenario -porque la industriosa ciudad de hoy fue el campamento "Sabiniacum", fundado por las Legiones romanas en el año 28 a. de C. -, Sabiñánigo ha contribuido a la promoción del Serrablo mediante iniciativas tales como la de organizar una exposición de Arte del Serrablo, la celebración de una misa de rito mozárabe en la iglesia de San Pedro de Lárrede, monumento nacional del siglo X, oficiada por el capellán de la capilla del Corpus Christi, de Toledo, y diversas conferencias relativas al arte y a la historia del Serrablo.

Por otra parte, ya en 1971 se creó en Sabiñánigo la Asociación Amigos de Serrablo, de cuyas actividades nos ocuparemos más adelante.

LA PERPENDICULAR DEL GALLEGO

Justamente en las estribaciones del valle de Tena -que el inolvidable Miguel Ángel Castiella bautizara como "Valle de la Luz"- se halla el límite norte de la ruta del Serrablo, como se advierte en el ilustrativo plano aquí reproducido. Desde Biescas hasta la confluencia del Guarga se suceden ermitas e iglesias mozárabes prerrománicas y románicas, más algún modelo de imaginería gótica, todas situadas en la perpendicular del Gállego, es decir, ciñéndose a la trayectoria seguida por las Legiones romanas, desde las Galias hasta Zaragoza.

Y no debe sorprender la construcción de templos de distinto culto y erigidos por hombres de varia religión, pues si el Pirineo ha sido considerado como defensa, en no menor medida ha de entendérsele como ruta de penetración de otras esculturas, a lo que contribuiría la propensión aragonesa hacia la tolerancia. Ya el primer Rey de Aragón dejó dicho, en su testamento, que parte de la herencia se emplease "en construir puentes y en levantar castillos en la frontera". Está claro que los serrableses cumplieron la manda en la proporción de veinte a uno...

EL "ROLDE" O "LOS QUE VIVEN POR SUS MANOS"

Es necesario volver a los Amigos del Serrablo. La entusiasta asociación recurre a todo para la promoción de la comarca. Solicita a la Administración cuartos para restaurar la muy deteriorada ermita de San Juan de Busa, espléndido ejemplo de la arquitectura mozárabe del siglo X. Pero, sabedores sus asociados de que el logro de la subvención -si se logra- tardará en llegar, que no se juega así como así con el dinero de los contribuyentes, han decidido participar activa y espontáneamente en la restauración de empresas menos difíciles. Y "los que viven por sus manos" -en el hermoso verso manriqueño- han hecho prestación gratuita de ellas para restaurar lo restaurable en las iglesias de Lasieso y Ordovés, liberando cegadas ventanas y eliminando torpes revoques, hasta descubrir las piedras milenarias.

Entre los modismos aragoneses, el "rolde" es el que mejor expresa la solidaria unión. La revista zaragozana "Andalán" decía: "En un "rolde" humano hay calibo (rescoldo). Nadie está en un lugar determinado, ni mejor ni peor. Unidos y, a la vez de cara. Siempre cabe uno más. Y cuando alguien se macha, un cierto horror al vacío hace que todos se acerquen un poco más". ¿Cabrá mejor definición para la desinteresada tarea que, en sus fines de semana, hacen los restauradores Amigos del Serrablo?

OTRA IMPORTANTE MISION DIVULGADORA

De pasada hice referencia a la condición industriosa de Sabiñánigo. En realidad, es el más importante complejo industrial del Pirineo Aragonés. Y una de sus factorías ha tenido la afortunada idea de incorporar a sus colecciones de cajas de fósforos espléndidas fotos a todo color de las iglesias del Serrablo, realizadas por el fotógrafo Gil Damet, de las que se incluyen dos en este reportaje: la del interior del ábside de San Pedro de Lárrede y la vista exterior del ábside lombardo de la iglesia de Orna.

Merced a tal iniciativa, el rutinario gesto de encender un cigarrillo -tan usual, para desespero de los antitabáquicos- permite detener la vista y la atención en obras arquitectónicas de valor bien contrastado, y quiero pensar que la reiterada visión de estas ennoblecidas piedras serrablesas habrán animado a más de uno a pararse en su contemplación directa..., aunque luego reanude el camino hacia Ordesa, Panticosa, Jaca, El Forrmigal, etc.

SUCINTA GUÍA DEL ARTE SERRABLES

Son datos que figuran en el Catálogo de la Exposición Arte en el Serrablo:

Pinturas medievales.- Las muestras corresponden a las localidades de Susín, Cerésola, Sorripas y Orús -siglos XII al XIV- y se conservan actualmente en el Museo Diocesano de Jaca. Algunas son obra del maestro del "Juicio fina1" de Santa Maria de Tahull.

Escultura.- Dos bellas tallas del siglo XII, correspondientes a Nuestra Señora de Uvieto y Nuestra Señora del Pueyo.

Arquitectura.- Torre mozárabe del siglo X, de San Bartolomé de Gavín. Ábside románico de la iglesia de San Salvador, Biescas, del siglo XII. Iglesia románica de San Juan, siglo XI, de Orós Bajo. Iglesia mozárabe de San Martín, siglo X, en Oliván. Iglesia mozárabe de Susín, siglo X. También mozárabes y del siglo X, iglesias de Basarán y San Juan de Busa. San Pedro de Lárrede, mozárabe, monumento nacional de final del siglo X, iglesia de San Martín, de Lasieso, antiguo monasterio de San Pedro; iglesia y torre mozárabes del siglo X e iglesia románica adosada, del siglo XI... y una decena de monumentos más, que en el plano figuran, de los siglos X al XII y estilos mozárabe, prerrománico y románico, más un retablo gótico de final del siglo XV, en Osán.

¿Hay quién dé más en tan reducida extensión geográfica?