Felicidades a Don Antonio Duran Gudiol

Imagen de Garcés Romeo, José

Cuando hace escasos días ha cumplido sus 75 años Don Antonio Durán, no podemos por menos que manifestar desde estas líneas la más sincera felicitación por tan feliz acontecimiento y desear que podamos hacerlo en el futuro por muchos años más.

“Amigos de Serrablo” y Don Antonio Durán Gudiol han formado, y forman, una simbiosis perfecta, una conjunción armónica en la que nuestra Asociación siempre ha contado con el apoyo y asesoramiento de Don Antonio. Esa simbiosis lleva funcionando unos 25 años, y nada hace pensar que no se siga produciendo en adelante.

No vamos a glosar en estas pocas líneas su apasionante biografía y su ingente obra, dedicada en buena parte a la historia del Altoaragón. No, sólo vamos a recordar su relación con “Amigos de Serrablo” que siempre ha tenido una gran fluidez. En un principio hay que remontarse al año 1968 cuando, el entonces Vicepresidente de la Comisión de Fiestas del Ayuntamiento de Sabiñánigo, Julio Gavín decide ir a Huesca para entrevistarse con Don Antonio con el fin de solicitarle que colaborara con un artículo sobre las iglesias serrablesas en el programa de Fiestas de ese año. Y es que el 10-8-1966 había publicado en el periódico "Nueva España" de Huesca el artículo titulado "El arte mozárabe en la provincia de Huesca", y en 1968 había presentado en un Congreso celebrado en Oporto una ponencia sobre "Problemática del arte mozárabe altoaragonés". Este encuentro, a finales de los 60 en Huesca, es muy importante pues allí comienza TODO. Don Antonio, aparte de recibir a Julio Gavín con gran amabilidad, le va a sugerir una gran idea: la posibilidad de crear una Asociación Cultural que rescatase de la ruina esas iglesias que él había estudiado. Y así empezó la relación con Don Antonio, y así surgió “Amigos de Serrablo”. Fíjense Vds. cuanto es lo que le debemos a Don Antonio: nada más ni nada menos que la existencia de esta Asociación. El ha sido, y sigue siendo, el alma de “Amigos de Serrablo”.

Unos años después, en 1981, era nombrado Socio de Honor de “Amigos de Serrablo” como reconocimiento a la gran labor y dedicación en sus investigaciones relativas a nuestra comarca, acompañando ese nombramiento con un Homenaje en el que se le hace entrega de un libro: "Miscelánea de estudios en honor de Don Antonio Durán Gudiol".

En 1973 se publicaba una gran obra suya: "Arte altoaragonés de los siglos X y XI"; agotada su primera edición, en 1989 se reedita un nuevo libro, aunque con el título de "El Monasterio de San Pedro de Siresa", dedicando a las iglesias de Serrablo dos de los cuatro capítulos que componen el libro. En 1976 se publica un interesante folleto: "Las iglesias mozárabes del Serrablo".

En 1978, en colaboración con Domingo Buesa y Julio Gavín, escribe la "Guía monumental de Serrablo", de la que ya se han hecho tres ediciones.

Aparte de lo mencionado debemos recordar que en este Boletín se han publicado varios artículos suyos, algunos tan interesantes como "El priorato serrablés del Monasterio de San Juan de la Peña", "El Señorío de Espierre" y "Noticia geohistórica de Serrablo", amén de otros artículos de prensa referentes a nuestra comarca.

Siempre atendió, y atiende, a “Amigos de Serrablo” con sumo cariño, colaborando con su presencia y trabajo en actos culturales diversos (Conferencias, Exposiciones, Jornadas Culturales, etc.), escribiendo Prólogos de libros, recibiendo visitas y dando orientaciones sobre trabajos de investigación,... en fin, prestando todo su saber y bondad para con todo aquel que le ha solicitado algo. Es por ello que “Amigos de Serrablo” agradece una vez más la extraordinaria labor que ha hecho Don Antonio con esta Asociación.

Su 75 cumpleaños no podía pasar desapercibido para nosotros, y por ello esta felicitación de todos los socios está llena de sinceridad y de deseos de que su salud le permita seguir cumpliendo muchos años más.

Nacido en Vic (Barcelona) en 1918, lleva en Huesca desde 1947, es decir 46 años. Esta tierra tiene que estar eternamente agradecida a este catalán que en su momento decidió venir a Aragón, siendo hoy tan aragonés como los que aquí hemos nacido. El lo ha dado todo aquí. El se merece, pues, todo de parte de los altoaragoneses y serrableses.

Muchas Felicidades, Don Antonio.