Sobrepuerto

Imagen de Garcés Romeo, José
Es la zona más elevada de la comarca estando totalmente deshabitada. Ello no es óbice para que podamos adentrarnos en ella. Y sobre todo si nos gusta el senderismo. Se accede desde Oliván, dejando a a nuestra derecha Susín y a nuestra izquierda Berbusa. En caso de ir con vehículo todoterreno, antes debemos solicitar en Oliván la llave que nos permite abrir la barrera situada a la altura del puente sobre el barranco que baja del Sobrepuerto. Una vez que el camino va ascendiendo, enseguida puede cogerse el sendero que nos conduce hasta Ainielle, población muy conocida por la novela de Julio Llamazares y que ha propiciado que hasta aquí acuda todo un reguero de gente a lo largo del año. A pesar de su ruina, el lugar impresiona en todos los sentidos; el viejo molino todavía se mantiene en pie en el fondo del barranco y en el arranque de los tremendos abancalamientos que posibilitaron la vida, una vida dura y penosa, de los habitantes de Ainielle. En el Museo de Artes Populares de Serrablo podemos detenernos en el espacio expositivo dedicado a este pueblo, El rincón de Ainielle. Si se ha decidido continuar por la pista, se llega hasta el cruce de caminos desde el que parten los que nos conducen a los diferentes pueblos de la zona. Estamos en lo que se conoce como la cruz de Basarán, lugar desde el que divisamos todo Sobrepuerto con unos paisajes bellísimos y vírgenes en los que llama poderosamente la atención los numerosos abancalamientos para aprovechar terreno de cultivo. En dirección norte podemos llegar hasta el mencionado Ainielle y Otal (a éste a través de un sendero), pueblo en el que destaca su iglesia mozárabe y lo poco que queda en pie de su magnífica arquitectura popular (un magnífico dintel fechado en 1579 se conserva en el Museo de Artes Populares de Serrablo); a este pueblo se puede acceder también por otro sendero que parte desde la boca este del túnel de Cotefablo. Hacia el este accedemos rápidamente a Basarán, en ruina total, del que fue trasladada su preciosa iglesia mozárabe a Formigal a comienzos de los setenta, y a Escartín, también en estado ruinoso, pueblo al que puede llegarse también desde el Sobrarbe por el camino que parte de Fiscal y pasa por Bergua. En dirección sur podemos acceder a los pueblos de Cillas y Cortillas, que como el resto presentan un estado ruinoso del que sólo se salva casa Isábal de este último; la preciosa fuente de Cortillas fue trasladada hace unos años a una zona ajardinada del barrio del Puente Sardas de Sabiñánigo. Más al sur, y accediendo desde el Basa por Fanlillo y la pardina de Fenés se llega hasta Sasa de Sobrepuerto.

Comentarios

Queria dejar constancia de

Queria dejar constancia de un refrán que escuché de una persona originaria de Cillas, que dice así: Entre Cillas, Cortillas y Basarán, cojieron un perro y se comieron un can. Hace unos 20 años que lo escuché, y aun, a menudo, pienso en su significado. A primera vista, parece reflejar la miseria por reflejar el hecho de comerse un perro.Pero creo que también nos habla de una frontera lingüística, por el hecho de que en castellano se dice perro y en occitano al perro se le nombra como "ca" (can). En determinada zona de la Cataluña norte (Rossellón) se dice "gos"(perro en catalán), mientras que en pueblos vecinos dicen "ca" (perro en occitano).Nada mas, solo decir que recuerdo las montañas del Sobrarbe con profunda emoción, pues a pesar de ser nacido en Barcelona, la primera vez que las visité me inundó una emoción profunda y tenia la impresión de que en otra vida yo habia pertenecido a este paisaje, lo cual me pasó mucho mas intensamente cuando visité el lugar de Burgasé, en La Solana, donde sin haber estado nunca me orientaba en el pueblo como si hubiese vivido allí toda la vida.

Amigo Miguel. La ignorancia

Amigo Miguel. La ignorancia y el olvido que ha sufrido la lengua aragonesa desde antaño hace que personas como tú realicen este tipo de comentarios, los cuales entiendo que están hechos, como no podría ser de otra manera, con buena fe.
No sé que pinta hablar de occitano al referirse a la lengua de esta querida tierra, a no ser por la influencia que ejercieran hace mil años los posibles repobladores del norte. Pero eso es otro tema. El caso es que en aragonés, tanto en sus dialectos occidentales como centrales como orientales, la forma habitual de denominar al perro es "can", y a la perra "caña", excepto en algunas zonas de los dialectos más orientales, donde aparece el vocablo "cocho", próximo a la forma catalana "gos". Tal vez en la distinta percepción sociocultural de las lenguas (castellano y aragonés) que tiene o tenía la población de estos pueblos puede estar la solución al significado de este dicho.
Un saludo.

Hombre, Chorche, si te

Hombre, Chorche, si te parece poco interesante que el occitano y el aragonés conpartan la palabra "can" (y otras muchas)... No creo que eso deba ofender a nadie, ni por supuesto,desvalorizar el aragones. También coinciden muchas palabras con el catalán.!Y que!.Como comenté antes, nací en Barcelona, y por eso he sufrido a los fundamentalistas de la lengua, que creen poseerlas ,y solo ellos creen tener derecho y hecho sobre ella. Con esto quiero decirte que no hago un comentario"de buena fe" desde la ignoráncia, sino que dejo constancia escrita de un refrán que decian en Cillas, con ánimo de que no desaparezca. Despues hago un comentario linguístico para ver si alguien de la zona puede añadir información, lo demas me sobra. Mi olvido, ignorancia y buena fe se remontan a hace 27 años de seguir, recopilar, y estudiar la lengua y la cultura del Altoaragon, aunque sea de manera discreta y sin ruido...

Sobrepuerto Asombraste tu

Sobrepuerto

Asombraste tu paisaje esculpiendo un orden de piedra ancestral
domesticaste un mundo a tu escala para un porvenir compartido
orden de piedras custodiando caminos de alpargata para el encuentro
piedras conteniendo la mimada apenas fertilidad de pulcras laderas
piedras tosca amparando bajo la chimenea palabras de un mismo fuego
piedras losa engalanando eras donde celebrar las alegrías conquistadas.

Naciste del orgullo de ganados interminables a tierra baja
entre mugas de musgo norte atlántico y piedras abrasadas
para que todos lo supieran te dieron tu nombre de casa con nombre
y para quedarte te hiciste carne de este paisaje bello y hostil
erais pulso de esta la más alta tierra y nada de la vida os era ajeno.

Sobrepuerto entendió soledad en el silencio de los primeros abrazos
planes de desarrollo tan ajenos como lejanos aullaron sus sirenas
desamparado por el veredicto de un nuevo tiempo quizá menos cruel
vaciaste tu coraje sobre todo lo que eras y marchaste sin mirar atrás
la montaña ,en tus ojos , rendía altiva su derrota clandestina y cruel.

En el nuevo paisaje de la ambición aceptaste tu pena y su recompensa
nunca olvidaste porque amaste y hoy hablas de un país allá arriba
un país habitado por un paisaje que se cierra en su silencio con esquila
un país vivo en miles de corazones dispersos crecidos para acogerlo
un país que en su lengua aragonesa te habla de tu verdadero tiempo
un tiempo, ahora recreado, donde cogías tus estrellas con la mano.